Ernesto Catena Vineyards

Ernesto Catena, joven vitivinicultor argentino, hijo del prestigioso bodeguero Nicolás Catena Zapata, desarrolló desde su infancia en Argentina y de su vida de viajero incansable (viviendo en New York, Berkeley, Cambridge, Milan, y Londres) un amor por el lugar que lo vio nacer, Mendoza, y por los viñedos que recorrió de pequeño, donde aprendió a descubrir la pasión por elaborar grandes vinos.
Su estilo, como no podía ser de otra forma, es la diversidad, la búsqueda constante de las mejores uvas, allí donde estuvieran; seleccionando entonces, diferentes viñedos para distintas variedades, donde el terruño y el clima indicaran que las mismas lograrían su mejor expresión, eligiendo a pequeños productores para colaborar con ellos y trabajar juntos para obtener la mejor uva y lograr así vinos con identidad propia.
Todo esto, y algo más, encierra este novedoso proyecto Ernesto Catena Vineyards, donde una vez mas, su identidad vitivinícola y su amor por la tierra mendocina, quedan plasmados en grandes vinos.
Desde la antigüedad los laberintos protegen un tesoro, un misterio, sólo algunos llegan al centro y descubren la belleza. La Corona de Baco es el laberinto permanente más grande del mundo, sus tres hectáreas de viñas de Malbec guardan en su centro el tesoro del vino.
El proyecto fue realizado por el createurs de vins Ernesto Catena, el artista plástico Andrés Ridois y la colaboración especial de Luis Reginato.